lunes, 22 de julio de 2013

Bran el bendito: las leyendas celtas en el ciclo artúrico




The White Mount - del Mabinogion de Jones & Jones

Quizás Brân es mejor conocido en la mitología celta que en la literatura artúrica, pero este personaje aparece una y otra vez en las leyendas de Bretaña sin que nos demos cuenta; ha sido imagen de muchos de los héroes de la isla y en ocasiones se ha dicho que es Arturo mismo.

Brân the Blessed (del galés: Bendigeidfran literalmente significa Brân o fran=Cuervo bendigeid=Bendito) es el héroe de los cuentos tradicionales compilados en el Mabinogion, en la historia Brânwen uerch Llyr. 
Es un gigante y si se acuesta en un estuario sirve de puente a todo un ejército y, con su caldero de vida, puede resucitar a los guerreros muertos quienes no pueden hablar ya que saben los secretos del Otro Mundo. Se ha dicho que Brân sentaba a sus guerreros al rededor suyo, quizás una primera versión de la tabla redonda. Las leyendas de Cornwall dicen que el rey volverá en forma de cuervo, primero se menciona que ese rey es Bran y posteriormente que es Arturo. Se cree que una de las placas que se encuentran esculpidas en el caldero de Gundestrup se refiere a este personaje. Según la leyenda Bran ofrece a su hermana Branwen (del galés Brân=cuervo  gwen=Blanco) como esposa al rey de Hibérnia, Matholwch, pero como es maltratada organiza una expedición para vengarla. La expedición acaba en desastre. El caldero revienta, él es herido en una pierna, (lo cual lo propone como un primer Rey Pescador*)  y pide a sus siete guerreros sobrevivientes, Pryderi, Manawyddan, Gluneu Eil Taran, Taliesin, Ynawc, Grudyen y Heilyn que le corten la cabeza, la lleven de regreso a Pryderi (nombre de origen celta con el que se le identificaba a Bretaña: Ynys Pryderi, la isla de los poderosos) y que la entierren en la Gwynuryn (Colina Blanca), al este de Caer Llundein (hoy Londres). Según él, si se situaba la cabeza mirando hacia la Galia, se lograría desalentar cualquier intento de invasión a Britania procedente del continente.

* El rey pescador es el último custodio del Grial en los cuentos de dicha reliquia, la  historia puede variar bastante, pero en todo el rey está lesionado en la pierna o en la ingle, y es incapaz de moverse por sí solo. Al estar lastimado, su reino sufre junto con él, traduciéndose la impotencia del rey en una pérdida de fertilidad del reino, lo cual lo convierte en un páramo desolado; Bran es hijo de una divinidad del mar, Lyr y es hermano de Manawydan otra deidad marina por lo que la teoría no es tan descabellada después de todo
Cuando Troyes revive la tradición artúrica trae consigo la resurrección de varios personajes como en el caso del padre de Lancelot, el Rey Ban de Benoic, ¿cómo llegue a esta conclusión? Roger Sherman Loomis en su "Celtic Myth and -arthurian romance" nos dice: Como propietario del caldero o cuerno de la abundancia, Bran ofrece la mejor asociación del Grial con la Eucaristía ya que el cuerno sería traducido al francés antiguo por "li cors benoiz" (Ban de Benoic es el nombre en los cuentos de Troyes) y dada la homofonía entre cuerpo y cuerno, habría confundido "el cuerpo bendito" con el "corpus Christi". Nietzsche se dejó arrastrar por pistas muy tenues a la identificación del dios Bran con el rico Rey pescador en el poema de Robert Boron. Tanto Loomis, Nietzsche y Helaine Newsted se inclinan por la preponderancia de la tradición oral galesa en la formación de la leyenda del Grial.

The Head of Bran -  de Alan Lee

 Volviendo a la leyenda de Bran; Esta historia retrata la extraña obsesión celta con las cabezas como objeto de culto; La cabeza de Brân es claramente un talismán, que se cree que posee poderes sobrenaturales de protección e incluso después de su entierro la cabeza todavía otorga su poder en defensa de la Isla de los Poderosos. 

Posteriormente en "Las Tríadas de la isla de Gran Bretaña" (Trioedd Ynys Prydein) se menciona al Rey Arturo, quien desenterró la cabeza, porque se creía capaz de defender la isla él solo, sin necesidad de ayuda. El episodio se recuerda en los tres afortunados tesoros ocultos de Bretaña:

La cabeza de Brân el bendito hijo de Llŷr, que se encuentra oculta bajo la Colina Blanca, en Londres, con su rostro hacia la Galia. Y mientras estuvo ahí Bretaña vivió sin opresión sajona y el segundo tesoro oculto: los Dragones de Dinas Emrys, que Lludd hijo de Beli oculta, y la tercera: los Huesos Gwerthefyr el bendito en los principales puertos de la isla. Y el tiempo que permanecieron ocultos vivieron sin el temor de los sajones en la isla, una vez liberados los dragones la desgracia caería sobre Bretaña.

Y fueron los tres las desafortunadas revelaciones cuando los tesoros fueron descubiertos. Gwrtheyrn (Vortigern) reveló los huesos de Gwerthefyr el bendito, por el amor de una mujer: Ronnwen la mujer pagana y fue él quien reveló los dragones; Arturo desenterró la cabeza de Brân el bendito ya que considero que la isla debe ser defendido por su propia cuenta. 

Según celtistas el enterrar la cabeza "frente a" es un simbolismo de que los guerreros celtas se enfrentaban a sus enemigos incluso desde el Otro Mundo. 

Por consiguiente, tenemos a Brân el bendito en la colina Blanca, que ahora se conoce como Tower Hill, el lugar de la Torre de Londres, conocido como un sitio para la decapitación. Hoy en día, tal vez nos encontramos con una continuación del valor talismánico de la cabeza de Bran en Tower Hill, con la creencia popular de que si los cuervos dejan la Torre de Londres, la monarquía y la propia torre se caerá. La historia cuenta que Carlos II de Inglaterra escuchó esta profecía en el siglo XVII, y ordenó que las alas de los seis (a veces siete) cuervos en la Torre fueran cortadas, para impedir su huida de la Colina Blanca. Es curioso que Londres sea hoy el lugar más distintivo y místico de Gran Bretaña siendo que en el pasado no fue un lugar de relevancia, si seguimos la tradición galesa Prydein (Britain) solo era la colina desde donde se podía ver  los pueblos cruzando las aguas y en donde comerciaban con los celtas de la Galia, cuando los Romanos invadieron la isla, Londinum era solo el punto estratégico militar y de comercio por estar el Támesis tan cerca; quedando totalmente abandonada luego de la retirada de las legiones. Los nuevos inmigrantes, los sajones fundaron un asentamiento muy cerca de Londinum, al que llamaron Lundenwic, aprovechando el antiguo nombre Lunden, y la terminación -wic se refería a un centro comercial pero no se quedaron específicamente ahí, su capital importante era Essex situado al este de Londres, al llegar los normandos, William el conquistador erigió la torre en la colina para demostrar la supuesta supremacía normanda sobre la anglosajona para dar paso al lugar de las decapitaciones que conocemos actualmente, quizás la presencia constante de cuervos merodeando los restos que caían de los decapitados hicieron que la leyenda de Bran retomase fuerza y se convirtiera en parte de las supersticiones que aún son vistas en Londres. 

Es así como Bran el cuervo bendito de Bretaña nunca dejo de ser parte de las tradiciones tanto orales como literarias de la isla de Bretaña, haciéndolo un héroe nacional tan importante como el mismo Arturo tanto es así que esto lo dijo: un cuervo galés...


Cuervos de Tower Hill




Comparte esta entrada

votar

1 comentario:

  1. Faltan referencias al rey "Lisuarte" en cuanto a la relevancia de Londres, vease en el Amadís de Gaula.

    ResponderEliminar